Cecotec Conga Slim

Grata sorpresa el nuevo modelo de Cecotec, con bastante calidad para su precio tan reducido. Un buen resultado para todos los hogares.

Los robots aspiradores aparecen como setas en otoño, todas las marcas relacionadas con aparatos para el hogar prueban suerte con modelos, generalmente de gama baja, que dejan mucho que desear.

Sin perder de vista su ajustado precio, hay que diferenciar entre los robots que sólo sirven para mover el polvo de un lado a otro, y los que verdaderamente son eficaces. Muchos son verdaderos clones con diferente nombre, que no nos molestamos en comentar.

En esta criba se ha quedado en la superficie el robot aspirador Conga Slim de la marca Cecotec.
Más allá de todas las bondades que nos quiere vender el fabricante, hemos encontrado a este robot, por lo menos decente.

¿Limpieza profesional? No, pero si que tiene buenas características que no se encuentran en otros dispositivos de su mismo rango de precio.

La primera deficiencia la encontramos nada más darle la vuelta. Falta algo ¿verdad?
Echamos de menos los cepillos centrales que recogen más suciedad que los básicos cepillos laterales. Esto se compensa con dos cepillos giratorios situados uno a cada lado, y con el TurboBoost, una turbina potente que maximiza la succión.

Aunque la boca de succión no es muy grande, si que se nota este nuevo sistema que aumenta la potencia de succión, y como resultado, aspira y recoge más suciedad que muchos de sus competidores.

El robot Conga Slim cuenta con la navegation iTech 1.0. El fabricante nos cuenta que es una navegación inteligente, pero realmente se mueve mediante movimientos predeterminados al azar. Si que incorpora sensores de proximidad, ultrasonidos y sensores anti-caída, para que el aspirador no sufra ningún accidente mientras realiza su trabajo.

Aunque es un robot de gama baja, dispone de 5 modos de limpieza para limpiar más eficazmente en cualquier zona.

  • Modo Automático: Realiza una limpieza profunda de la estancia en donde se encuentra, moviéndose por donde crea conveniente.
  • Modo Bordes: Repasa los bordes de las paredes para eliminar la suciedad que se concentra al lado del rodapié.
  • Modo Habitación: Limpia una sola habitación y se para cuando acaba.
  • Modo Espiral: Limpia profundamente una zona pequeña concentrada que esté más sucia.
  • Modo Silencioso: Reduce el ruido mientras limpia, pero esto repercute también en su eficacia. Este modo no le había visto en ningún otro robot, y me parece una buena idea en el caso de que tengas que aspirar de noche o cuando algún miembro de la casa esté durmiendo.

El dispositivo puede estar limpiando más de 100 minutos, algo que es bastante, teniendo en cuenta que es un robot de baja gama. Su deposito tiene una capacidad de 300 ml y se saca por arriba. No tiene demasiada capacidad, lo cual significa que tendremos que vaciarlo más a menudo de lo que pensamos.

Conga Slim incluye varios accesorios, como un mando a distancia con pantalla LCD para ponerlo en funcionamiento sin tener que levantarnos, una estación de carga y un filtro tipo HEPA.

Gracias a su estación de carga, el robot aspirador puede volver automáticamente a cargarse cuando acabe un ciclo de limpieza, lo cual resulta perfecto si no estamos en casa para supervisarlo.

Además de la estación de carga, otra de las características que me ha sorprendido es que se pueda programar, las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Una opción muy interesante en estos aparatos de limpieza.

Los usuarios están contentos con su trabajo, aunque funciona mejor en suelos duros que en blandos, en los que tiene problemas para subir a las alfombras que son un poco altas.

Su filtro es tipo HEPA, lo cual quiere decir que no es exactamente un HEPA. Estos filtros atrapan bastante cantidad de polvo que no vuelve a salir de nuevo, por lo que queda un aire más puro y respirable.

En conclusión, para ser un robot aspirador de gama baja, me ha sorprendido gratamente, tanto sus funciones, como su eficacia y accesorios. Su precio no puede ser más ajustado, y representa una buena opción en el caso de que no puedas gastarte más dinero.