Los filtros HEPA

Se suele pensar que el aire contaminado siempre está en la calle, pero dentro de nuestra casa hay sustancias como los ácaros del polvo y la suciedad del exterior que contaminan el aire.
Esta contaminación puede irritar nuestros pulmones y contribuir a las alergias y el asma.

¿qué son los filtros HEPA?

El problema es que, si utilizamos una aspiradora normal para limpiar, simplemente podríamos mover esas sustancias de un sitio a otro. La aspiradora atrapa el polvo dentro del filtro, pero deja que el resto de sustancias pasen de nuevo a la habitación.

Esto es debido a que no poseen un filtro HEPA (High Efficiency Particle Arrestance/ Filtro atrapador de partículas de alta eficiencia).
Si padeces de asma o de algún problema respiratorio, necesitas una aspiradora con un filtro HEPA, merece la pena la inversión. Veamos porque.

¿Cómo funcionan los filtros HEPA?

Están compuestos por una malla de fibra de vidrio con diámetros entre 0,5 y 2,0 μm. Entre cada fibra hay un espacio mayor de 0,3 μm, lo que no significa que las partículas más pequeñas pasan afuera.

Esto es debido a que utiliza tres mecanismos diferentes para capturar las partículas contaminantes. La mayor parte de las partículas entran en contacto con el filtro y entonces quedan atrapadas basándose en el principio de adhesión, mientras que el aire circula libremente.

En otros casos son presionadas contra el filtro por el fuerte flujo de aire. Además, las partículas del aire son atraídas por otras partículas que ya están atrapadas en el filtro HEPA.

Gracias a estas 3 formas de detener las partículas contaminantes, el filtro HEPA puede recoger 99.97% de las impurezas del aire mayores de 0,3 micrones de diámetro. La mayoría de contaminantes entran dentro de esa categoría.

Para poner 0.3 micrones en perspectiva, recordemos que un pelo humano es de aproximadamente 50-150 micras de diámetro, por lo que un filtro HEPA puede atrapar partículas varios cientos de veces más delgadas.

Polvo, alérgicos, polen, ácaros del polvo, esporas de moho, moho, caspa de animales, e incluso algunas bacterias y virus son eliminados con el uso de un filtro HEPA.
Imagínate el impacto que tiene sobre la calidad del aire y los beneficios que tiene el poder respirar un aire tan fresco y limpio.

Es especialmente recomendable para las personas que tienen asma, alergia a la caspa y el pelo de los animales, y otros problemas respiratorios.

¿Qué tipos hay?

No hay un único tipo de filtro HEPA. Cada uno lleva una numeración que nos indica la cantidad de partículas de hasta 0,1 micras que son rechazadas por litro de aire aspirado.

Por ejemplo, la Roomba 880 tiene un filtro HEPA H 11.

¿Cómo limpiar los filtros HEPA?

Después de cada ciclo de limpieza, o cada vez que vaciemos el depósito de suciedad debemos retirar y limpiar el filtro de nuestra aspiradora. Su limpieza es muy sencilla y cualquier persona lo puede hacer.

Si tienes una aspiradora normal puedes aspirar los dos lados del filtro hasta que queden limpios. Esto eliminará el polvo y otras impurezas rápidamente y con eficacia, sin comprometer la funcionalidad del filtro.

Si no dispones de aspiradora manual, golpea suavemente el filtro en una superficie dura (por ejemplo en la repisa de la ventana para que el polvo salga afuera) repetidamente, hasta que la mayor parte del polvo haya caído. También puedes terminar pasándole un cepillo retirando lo que haya quedado.

Recuerda que no debes mojar los filtros.

¿Cada cuanto tiempo tienen que sustituirse?

A pesar de limpiarlos regularmente, hay que sustituir el filtro cada 3 meses (después de un uso regular).

DMCA.com Protection Status