IRobot Roomba 630

Toda la tecnología que a hecho líder de robots aspiradores a la Roomba, a un precio asequible.

¿Realmente limpia un robot aspirador? Es la primera cuestión que se plantea la gente cuando está pensando en adquirir uno. Es una pregunta normal teniendo en cuenta que son unos aparatos novedosos (los primeros modelos nacieron a primeros de este siglo) y que en sus comienzos dejaban mucho que desear, sin contar que eran productos muy caros que pocos podían permitirse.

Poco o nada se parecen a los robots aspiradores actuales, en especial si se comparan con los de la marca líder en limpiadores: iRobot.

Uno de los modelos que mejores opiniones recaba es el Roomba 630, probablemente por sus características, por su eficiencia y por tener un precio moderado, no superando los 300€. Este modelo forma parte de la serie media de Roomba, la 600, cuyas características son bastante básicas, no tienen ningún extra destacable, aunque sí son bastante eficaces en su cometido, se notan los años de perfeccionamiento.

¿El Roomba 630 es útil?

Creo que el que un aparato sea útil o no es un factor muy importante a considerar antes de comprarlo. En este caso la respuesta es sí, es de gran utilidad para hacer el mantenimiento del suelo, ya que mientras tu puedes dedicarte a otras cosas, el robot aspira el polvo, el pelo de animales, partículas pequeñas, suciedad, cabellos y prácticamente lo que se encuentre a su paso.

Esto es gracias a su limpieza en 3 etapas compuesto por un cepillo lateral giratorio, 2 cepillos contrarrotantes que recogen la suciedad y un depósito AeroVac serie I, con un flujo de aspiración muy potente para poder atrapar partículas más grandes.

¿Pero de verdad limpia?

La Roomba 630 limpia, pero no lo hace como los humanos. Como se ve en el vídeo, tarda mucho mas tiempo y hay ciertas zonas como las esquinas que ni siquiera con el cepillo lateral puede llegar.

Eso si, su modo de desplazarse (la navegación) es inteligente, no va dando tumbos, cambiando de dirección solo cuando impacta con algo como otros robots. Más bien crea un mapa de la casa y decide cual es la mejor manera de actuar, por eso no tiene un patrón determinado, ni lo verás empezar de la misma forma.

Con sus dimensiones (9,4 cm de altura) puede permitirse limpiar por debajo de sitios de difícil acceso, como camas, sillas, mesas...pero obviamente no cabe debajo de sofás bajos ni limpia las juntas de los electrodomésticos. Pero hay que tener en cuenta que estos rincones tampoco son limpiados por aspiradores manuales.

Incluso tiene una función, el sistema Dirt Detect I, que detecta cuando la suciedad es más abundante en una zona. Así podrá realizar más pasadas centrando se en esa área.

Lo mejor del Roomba 630

  • Sus sensores para detectar escaleras y desniveles, no todos los robots aspiradores pueden decir lo mismo.
  • Que regresa a su base de carga cuando la batería se agota o cuando termina un ciclo.
  • Que no necesita casi ningún mantenimiento, sólo requiere de nosotros que vaciemos el depósito cuando se llene, que con sus 0,5 litros de capacidad será cada pocos usos. Hay que estar al pendiente porque el robot no tiene indicador de depósito lleno.
  • Su parachoques LightTouch que minimiza el impacto al relantizar la marcha cuando detecta un obstáculo cerca.
  • Su versatilidad para trabajar en todo tipo de suelos duros y blandos, las alfombras las sube sin problemas y las limpia estupendamente. El único inconveniente son los flecos largos que se puede atascar con ellos. Los cables si no están sueltos los pasa por encima, si no se los puede tragar pese a su sistema anti enredos.
  • Incluye una virtual wall (pared virtual), un pequeño aparato que actúa como una puerta, cerrando el paso al robot. Sitúalo donde no quieras que el robot limpie y no pasara.
  • Tiene bastante autonomía unos 90-120 minutos, lo que le permite terminar la limpieza de una estancia de 100 m2 en un solo ciclo.
  • Además del modo de limpieza automático (Clean), tienes uno mas (Spot) para hacer una limpieza en profundidad de un área concreto, viene muy bien para derrames accidentales. Lo podremos activar en uno de los botones de su panel de control.
  • Incluye una herramienta de limpieza que nos ayudara a mantenerlo.

Lo peor del Roomba 630

  • No se puede programar para que comience a limpiar cuando tu no estas en casa, una función bastante útil.
  • Los filtros son estándar, no HEPA.
  • Tampoco tiene mando a distancia.
  • Por un poco más dinero tenemos el modelo superior, el 650 con las mismas características más la función programación.
  • Hace el ruido suficiente para molestar si estas viendo la televisión o durmiendo, pero no tan intenso como los aspiradores manuales.
  • Para retirar el cepillo lateral hay que utilizar un destornillador, un tanto engorroso para su mantenimiento.
  • Si no se vacía el depósito cuando está lleno, va distribuyendo la suciedad que sigue recogiendo.
  • Es posible que en cierto momento torne la puerta y se quede encerrado en una habitación, pero no es muy probable. En ese caso lo único que puede pasar es que se descargue.

Conclusiones:

El robot aspirador Roomba 630 es un robot básico, con un extra, la pared virtual. Por lo demás tiene las mismas características que su hermano el 620.

Es cierto que para una persona ocupada o con mascotas resulta un desahogo en el tema de la limpieza, porque ayuda y mucho.

¿Es perfecto? No, pero cumple su función. Si prefieres algo más sofisticado y más eficiente deberías mirar series superiores, como la 700 o la 800.

El caso es que por menos de 300€ puede conseguir una Roomba, con el respaldo de la tecnología de iRobot. Os aseguro que por ese precio se pueden encontrar muchos cacharros diseminadores de suciedad.