IRobot Roomba 871

Se espera que el modelo 871 de Roomba limpie la suciedad automáticamente, pero para ello ya no va a utilizar los cepillos centrales, sino los nuevos extractores de goma, un flujo de succión aumentado y un depósito de polvo más grande. Diferencias importantes que hacen de este modelo una buena alternativa.

Desde 1990, iRobot se ha centrado principalmente en la limpieza automática de los suelos, y con el robot Roomba se ha consolidado el líder decisivo en el sector. Son varias las gamas de robots que han sacado, empezando por la 600, 700, y la que nos ocupa hoy, la serie 800.

El robot aspirador Roomba 871 de iRobot es uno de los modelos más populares de la marca, ya que aunque hay una nueva y mejorada gama, este es uno de los robots con más rendimiento y no tiene un precio tan elevado.

A partir de esta serie, se empiezan a ver mejoras que realmente interesan, como es el caso de los extractores AeroForce.
Los cepillos centrales convencionales se eliminan para dar paso a dos rodillos de goma. De esta manera, los pelos y la suciedad no se enredarán en las cerdas dando lugar a atascos y enredos que paralizaban el ciclo de limpieza.

No sólo son más eficaces recogiendo la suciedad, sino que también se deshacen mejor de los cables con los que se encuentra. Eso si que representa una mejora eficaz.

En los modelos anteriores esto siempre ha supuesto un punto de crítica, porque el robot no recogía del todo la suciedad, y era necesario pasar la aspiradora manual.

Pero gracias a su sistema de limpieza en 3 etapas, no sólo se va a recoger mejor la suciedad de todas las zonas, sino que el flujo de aire se ha optimizado para que la succión sea mucho más fuerte y no deje nada por el camino.

Además, las partículas de polvo se quedan atrapadas en un filtro HEPA y no vuelven a salir de nuevo, de modo que el aire que queda en la habitación es mucho más limpio y saludable.

El robot Roomba 871 empezará a limpiar tras pulsar el botón central CLEAN, pero también es posible programarlo para que comience su ciclo de limpieza el día de la semana y a la hora que quieras. Al programarlo, el aspirador robótico se pondrá en marcha automáticamente, aunque tu no estés presente.

Tras comenzar el ciclo de limpieza, limpiará de la forma más eficaz posible, tras evaluar el área de la habitación y la cantidad de suciedad.
Si se topa con alguna zona que está más sucia de lo normal, activará de forma automática la función Dirt Detect, y se verá una lupa azul en su pantalla. Con esta función hará varias pasadas por la zona conflictiva asegurándose de que quede todo bien limpio.

Con el modo Spot también se puede limpiar áreas pequeñas sin hacer un recorrido completo por toda la estancia.

Gracias a su tamaño reducido, el 871 puede limpiar por debajo de camas, cortinas, mesas y muebles bajos. También sirve para todo tipo de suelos, tanto duros como alfombras y moquetas.

Además del robot y la base de carga, incluye también un mando a distancia, una pared virtual y un filtro extra.

¿Por qué comprar un Roomba 871?

Te recomiendo comprar este modelo de Roomba en concreto por estas características que son las que lo diferencian de otros competidores.

  • Su nueva tecnología AeroForce que ha mejorado considerablemente la energía de la succión.
  • Sus filtros HEPA que garantizan un aire más puro.
  • Sus nuevos extractores de goma que sustituyen a los cepillos anteriores.

Probamos la Roomba 871

Resultado de la prueba: Muy bueno, pero no perfecto.

Especialmente me ha gustado los extractores de goma que son un paso adelante, no solo porque recogen mejor la suciedad, sino porque requieren menos mantenimiento y menos costos en ese mantenimiento.

Hemos notado igualmente que, donde otros modelos anteriores se enredaban con cables por sus cepillos, ahora con los extractores puede librarse fácilmente de ellos y no tirar nada.

Esto hace que el robot sea un poco más independiente y que necesite menos nuestra ayuda. Sin embargo, el depósito del polvo debe ser regularmente vaciado y hay que limpiar los cepillos, el filtro y la rueda a menudo. Un LED rojo en la parte superior indica que el depósito está lleno y que hay que vaciarlo.

El filtro debe ser reemplazado según el fabricante una vez cada 2-3 meses.

En el modo de limpieza normal, el robot detecta el tamaño aproximado de la habitación y ajusta el tiempo de limpieza en consecuencia.

Se puede delimitar una habitación con su pared virtual, pero si su base de carga está fuera de esa zona, no podrá volver a su estación de carga cuando termine o cuando se le acabe la batería.

Cuando limpia habitación por habitación, llega a todos los lugares y aspira casi todo lo que se le pone por delante. Se entorpece su limpieza si la habitación tiene muchos obstáculos y patas (de sillas o mesas), pues el robot tiene que hacer mucha maniobra.

No ha dañado ni rallado ningún mueble, pues se para lentamente y choca con cuidado con su parachoques.

Los dueños de las mascotas son los que más notarán que el suelo está limpio, y gracias a su filtro HEPA, las personas alérgicas notarán que el aire está más puro.

Conclusión de la prueba: La calidad tiene un precio.

Si quieres un robot aspirador a la vanguardia de la tecnología y no tienes problemas de presupuesto, el Roomba 871 es definitivamente una buena opción.