Philips SmartPro Active

Philips intenta innovar con una nueva familia de robots aspiradores, pero no aporta nada nuevo y se queda corto de prestaciones. Un modelo de gama media para suelos fáciles.

"Perfecto para suelos duros, pero se queda deficiente en las alfombras", así definiría yo el robot aspirador SmartPro de Philips. Quizás la idea de innovar y eliminar el cepillo central no sea muy buena en el caso de las alfombras, ya que no tiene manera de mover los flecos y recoger toda la suciedad. La autonomía y la capacidad del depósito son sus mejores bazas. Pero si quieres un dispositivo que realmente limpie bien en todos los suelos, te recomendaría el Roomba 870.

Hay que mencionar que el robot SmartPro Active se puede encontrar con 90 o 120 minutos de autonomía. Son los modelos FC8810/01 y FC8820/01 respectivamente. Son idénticos, salvo en la autonomía, en el color de la franja y en los accesorios que incluye.

El diseño se puede decir que es atrayente, ya que aunque no aporta ninguna novedad, los detalles le aportan un estilo moderno. Tiene una pantalla táctil en la parte superior en la que poder activar el robot, aunque lo podemos hacer con el mando a distancia.

Tiene un tamaño de 33x8 cm, muy similar a los demás robots que le permiten pasar por debajo de muebles bajos. Y su depósito de suciedad es de 0,4 litros. Tiene un nivel de ruido de aproximadamente 58,3 dB, no muy fuerte, pero si que entorpece el audio de la televisión o la radio.

Sistema de limpieza y detección inteligente

Como la mayoría de sus competidores, tiene una limpieza en 3 fases, pero en este caso es un poco diferente. Los dos cepillos recogen la suciedad y la ponen en el centro para que el motor pueda aspirarlo, y además el paño seco de la base recoge las partículas más finas que no se hayan podido aspirar.

También puede hacer una interpretación del entorno y elegir la manera óptima para limpiar el suelo. Estro es gracias a sus 22 sensores, giroscopio y acelerómetro.

También le van a ayudar a evitar obstáculos, enredos y a librarse de ellos si fuera necesario.

Aunque el fabricante no lo indique, también cuenta con sensores que le impiden caerse por un desnivel o por las escaleras.

Después de cada ciclo de limpieza vuelve sólo a su base de carga para recargar la batería, el proceso dura unas 3 horas y media.

Estos son sus modos de limpieza:

El SmartPro Active puede limpiar de 4 maneras diferentes adaptándose a cada estancia:

  • Tipo Z: Con movimientos en zigzag puede abarcar un espacio grande.
  • Modo rebote: El robot sigue una línea recta hasta que se choca con otro objeto y la cambia al azar.
  • Modo espiral: empieza en un punto y va haciendo movimientos circulares aumentando el radio gradualmente, así no se deja nada por limpiar.
  • Seguimiento de pared: Sigue la línea del rodapié limpiando en todas las esquinas.

También dispone de un detector de suciedad concentrada para limpiar más a fondo.

¿Cuánta autonomía tiene el SmartPro Active?

Es su punto fuerte, ya que puede limpiar los 90 o los 120 minutos que nos promete, hasta que se le acaba la batería. Esto nos permite limpiar un piso de 90 metros cuadrados más que sobradamente.
La batería es de iones de litio.

Prográmalo para que limpie sólo:

La programación está dentro de las funciones del SmartPro Active de Philips, como no podía ser de otra manera en un robot aspirador que se precie.

Aunque nosotros no estemos en casa para encenderlo, con la programación podemos indicar cuando queremos que limpie y a que hora, y lo hará.

Pruebas e impresiones

Cuando desembalas el robot SmartPro Active de Philips, lo primero que te llama la atención es que no tiene cepillo central en la base. No es que sea el primer robot que vea sin cepillo, pero todavía me sigue sorprendiendo ya que pienso que vienen muy bien para atrapar la suciedad, sobre todo de las alfombras.

En su lugar incorpora dos cepillos laterales (en vez de sólo uno) que tienen la misión de llevar la suciedad hacia la boca de succión.

La teoría está bien sobre el papel, pero a la hora de la verdad, los finos cepillos no removerán los flecos y no sacaran toda la suciedad de dentro.

Lo de los cepillos se podía haber suplido con una gran fuerza de succión, pero en este caso la succión no es tan potente como para arrancar la suciedad más profunda.
La batería y la autonomía sugieren una potencia media.

Es cierto que la marca Philips es sinónimo de calidad y fiabilidad, pero según nos han demostrado las pruebas, la calidad de la limpieza en las alfombras, deja que desear.

Y es que los robots aspiradores son una tecnología novedosa, en la que marcas de electrodomésticos clásicas han llegado algo tarde. Pese a la confianza que da su marca, sus robots aspiradores no siempre tienen una tecnología a la altura.

Mantenimiento del Philips SmartPro Active

El concepto de los dos cepillos laterales tiene una ventaja, el poco mantenimiento que requiere.
El mantenimiento se limita esencialmente al vaciado regular del depósito de la suciedad y la limpieza y cambio del filtro.

Aunque el filtro no se pueda lavar, si que es conveniente pasarle un cepillo para quitar de en medio las acumulaciones más gruesas.

Accesorios incluidos:

  • Del FC8810/01: Una estación base con adaptador, un par de cepillos laterales, un filtro y un mando a distancia.
  • Del FC8820/01: Una estación base con adaptador, una pared virtual, un mando a distancia, un control remoto adicional con puntero de luz, dos juegos de cepillos, un filtro y una mopa.

El precio del modelo de 90 minutos es de aproximadamente 360€, mientras que el de 120 minutos de autonomía es de unos 400€.
Por apenas 40€ vale la pena comprar el modelo con más autonomía y más accesorios.

Aun así, el precio es claramente demasiado alto para las prestaciones del robot. Por 400€ el robot tiene que limpiar más eficientemente.

No es un mal robot aspirador, pero en la misma gama de precios encontramos algunos modelos de Roomba que dan mejor resultado.