Smarttek Hobot 188

La limpieza de los cristales no va a ser un incordio nunca más con el robot limpiacristales Robot 188. Limpia de forma automática cualquier superficie de cristal, el suelo e incluso la superficie de las mesas.

Los robots limpiacristales son la nueva generación de robots que nos ayudan a realizar las tareas más tediosas de casa. En concreto, estos robots limpian los cristales de las ventanas interiores y exteriores, incluyendo aquellas que son de difícil acceso. Generalmente, limpian una ventana completa de borde a borde y te avisan cuando han terminado.

El robot Hobot 188 es uno de estos robots limpiacristales, que además de limpiar toda superficie acristalada (ya sea rugoso, liso o en mosaico) de cualquier espesor, también se puede utilizar en suelos, paredes, azulejos y mesas.

Su diseño se asemeja a una mopa, pero con dos ruedas de limpieza, cubiertas por dos paños de microfibra que giran aspirando polvo y suciedad. En ningún momento se rallan los cristales, por lo que no debemos preocuparnos de nada.

Una vez que la microfibra atrapa las partículas de polvo, son expulsadas afuera mediante su extractor. Así, los paños están sucios el menor tiempo posible y pueden continuar limpiando de forma eficiente todo el ciclo de limpieza.

Para permanecer pegado a la ventana mientras limpia, utiliza una potente succión, y a la vez, tiene un sistema anti-caída para evitar que se golpee en caso de apagón por falta de batería.

En vez de limpiar por los dos lados del cristal, lo hace de uno en uno, y esto le permite limpiar cualquier cristal de cualquier espesor, limpiar espejos, mamparas y suelos.

Gracias a su tecnología AI 2.0, el dispositivo puede limpiar con los mismos movimientos que utilizamos nosotros, de tal forma que llega a todos los espacios. De hecho, la marca nos garantiza que llega al 99% de la superficie.

Si la superficie está muy sucia o queremos eliminar huellas o cualquier otra suciedad, podemos utilizar un limpiacristales líquido, previamente rociado sobre el vidrio antes de la limpieza. El líquido será eliminado de inmediato por su succión.

El Hobot 188 tiene una batería interna que se carga mediante un cable enchufado a la red eléctrica de forma manual, el tiempo de carga es de 120 min, y la autonomía es ilimitada hasta cubrir una superficie máxima de 60 m². Cuando el robot se esté cargando, se verá parpadear una luz LED naranja, y cuando haya cargado por completo, la luz será verde.

Incorpora una bomba centrífuga de alto volumen que aspira el aire y permite que no se caiga de la ventana. Para evitar que este pequeño electrodoméstico inteligente se caiga si la batería se agota, incorpora un sistema de alimentación ininterrumpida y un algoritmo de control anti-caída.

Además, tiene una cuerda de seguridad de alta resistencia que se puede atar a un poste saliente.

Para mayor versatilidad, el Hobot 188 cuenta con 3 modos de limpieza automáticos que se pueden programar y ajustar mediante el mando a distancia incluido, así como una opción manual.

Su rotación exclusiva, permite que cada una de las ruedas pase dos veces por el mismo lugar. En una primer pasada absorbe la mayoría de suciedad, y en la segunda, completa la limpieza eliminando el polvo restante.

Además, este robot limpiador de cristales se puede establecer en su modo Mesa, para limpiar la superficie de la mesa.

El Hobot 188 utiliza varios sensores para detectar obstáculos y los marcos de las ventanas, de esta forma puede planificar una ruta de limpieza más rápida y eficiente. El robot va a una velocidad de limpieza de 4 min/m2.

Sus paños de limpieza son de microfibra y se pueden lavar fácilmente en la lavadora.

El Hobot 188 es un robot perfecto para limpiar los cristales, tanto domésticos como comerciales. Al ser tan versátil, lo podemos utilizar para muchas otras superficies, y así, poder dedicar ese tiempo a lo que más nos guste.

Incluye 12 paños de microfibra, un adaptador de corriente, un extensor de corriente de 4 metros y una cuerda de seguridad.

Su utilización no puede ser más sencilla, encendemos el robot, lo ponemos en el cristal que queremos limpiar, pulsamos el botón de puesta en marcha, y dejamos que limpie hasta que emita un pitido (que significa que ha acabado la tarea).